sábado, 6 de octubre de 2007

La intolerancia segùn la Academia Universal de las Culturas



En 1992, por iniciativa del Premio Nobel de la Paz de 1986, Elie Wiesel. Un grupo de prominentes hombres y mujeres de las letras, las ciencias, la política y las artes se reunieron para debatir sobre diferentes temas que hacen al acerbo de la Humanidad. Creando así la Academia Universal de las Culturas, con sede en Francia, con el objetivo de contribuir a la lucha contra la intolerancia, la xenofobia, la discriminación de cualquier tipo y apoyar la lucha contra la miseria, la ignorancia y el propósito deliberado de denigrar ciertas formas de vida. Este libro reúne los aportes de los participantes en el Foro Internacional sobre la Intolerancia en marzo de 1997. Escriben en el personalidades de la talla de Umberto Eco, Antoni Tápies, Ariel Dorfman, Michelle Perrot, Jacques Le Goff, Jorge Semprún entre otros.
El libro dividido en tres partes nos habla sobre los conceptos de intolerancia, hace un repaso histórico a las teorías de la tolerancia y nos ubica en la actualidad en lo que considera las fuentes para mantener vivos los valores que humanizan a la sociedad. Pasando por temas que tocan aspectos como los fundamentalismos religiosos, la ética de los medios de comunicación, la relación de la política con la intolerancia. Lo destacable de estas ponencias o charlas radica no solo en los temas tratados sino en la altura con que lo son, tanto a nivel ideas como en el ámbito literario. Para darles por presentado el libro escogí algunos fragmentos; uno del texto de Antoni Tápies, pintor y ensayista español titulado: El arte entre el despotismo y la anarquía: “En nuestros tiempos utilizamos a menudo los conceptos de tolerancia e intolerancia para referirnos a la causa de muchas situaciones de injusticia y violencia. Al actuar de este modo, recurrimos a un tipo de reflexión muy en boga en otras épocas, que ahora ya parecía superado. El traerlo nuevamente a la memoria, quizás nos permita hacer algunas sugerencias interesantes, comenzando por sacar de su error a los que creen que la tolerancia es siempre buena y la intolerancia siempre mala. Pues es evidente que mostrarse intolerante frente a ciertas acciones (como el asesinato, la crueldad, el terrorismo, etc.) será siempre una virtud digna de elogio.”


Campo de concentración de Buchenwald, Elie Wiesel se encuentra en la segunda fila de literas, el séptimo contando desde la izquierda.

Y del prefacio de Elie Wiesel: “El presente libro responde a una necesidad, puesto que en todo el mundo la intolerancia aumenta día a día...
Cuando el lenguaje fracasa, entra en acción la violencia. La violencia es el lenguaje de aquellos que han perdido las palabras, y es también la forma como se expresa la intolerancia, donde germina el odio.
El odio es irracional, impulsivo, implacable; sus tenebrosos poderes apelan a lo que hay de destructivo en el hombre.....
Tanto la intolerancia como el fascismo conducen inevitablemente a la humillación del prójimo, y con ello, a la negación del ser humano y de sus posibilidades de desarrollo.”
No hacen falta más palabras para expresar la inquebrantable convicción en los valores humanos que tienen quienes escriben aquí.

3 comentarios:

eu dijo...

"Sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera, en cualquier parte del mundo." Ernesto Guevara.
A 40 años de la ejecución del Che y en concordancia con esta nota.
Beso
Catalinaa

Juan Manuel Botana dijo...

estoy profundamente consustanciado con la causa que explica esta nota,con el comentario de catalina citando al gran ernesto,alguien que dio su vida sin pedir nada sin exigir nada,hombres como el che lamentablemente no nacen todos los dias,por eso estamos asi,somos, a mi forma de ver,inferiores en el sentido exticto de la existencia,no somos capaces de realmente luchar y dar la vida por lo que pensamos,si fuera asi, todo seria muy distinto,pero los tiempos estan cambiando dijo bob dylan y nunca se sabe por donde va a transformarse el mundo, si , necesitamos uno ,dos ,mil ernestos,
para que realmente pueda empezar el mundo nuevo,mas justo mas humano,y menos desigual, al fianal de la noche nos espera una clara mañana,hasta la victoria siempre,querido ernesto

Anónimo dijo...

Ángulos de la tolerancia.
¿Qué entiendo yo por tolerancia?
Son apuntes. De repente encontrás otro tema para abordar con la misma lógica. Te lo tiro sin meditarlo porque si me pongo a darle vueltas no te mando nada, jajajjajajaja.Te dejé todo el esquema de razonamiento para que entiendas cómo llegué a ¡Dale que se nos hace monja!Qué entienden por tolerancia los que tengo al lado. ¿El uruguayo se saca chapa de tolerante en lo cotidiano?

Por ejemplo. Ligarlo a la protesta de la papelera no desde el panfleto o la óptica del medio sino desde un lugar de análisis profundo, con el tono del artículo. Lo escribiste el 6 de octubre, resignificá el material!!!!!!!!

Se trata de un desafío. Si el eje es la tolerancia, tratarlo desde un tema trillado, sobre el que se dijo todo y ya nadie lo tolera. Encontrar jugo en la naranja seca.

¿Te gusta social? ¿Te gusta desde el gobierno? ¿Desde el espectador que está cansado de tanta noticia repetida? Abordalo desde ahí. Desde la intolerancia del que tiene que escuchar todos los días sobre lo mismo y al ser parte se vuelve hincha de fútbol o la señora que sabe que la villana no está ciega y cada vez que ponchan al galán le grita a la tv -¡Te miente! No te cases con ella Carlos Alberto. ¡No lo hagas! Carmencita te quiere todavía! Andá a pedirle perdón. ¡Dale que se nos hace monja!